El conflicto de Oriente Próximo: la guerra de nunca acabar

Fuente: EL PAÍS

Fuente: EL PAÍS

Ayer se produjo un nuevo incidente en la frontera entre Líbano e Israel, en una zona controlada por las tropas de paz de la ONU, entre las que se encuentra un contingente español. Desde 1947 el conflicto de Oriente Próximo revive periódicamente a mayor o menor escala. Con el paso del tiempo se va asemejando cada vez más a la Guerra de los Cien Años (1337-1453) entre las coronas de Francia e Inglaterra. La principal diferencia es que ahora andan armas nucleares por el medio y/o la posibilidad de una paralización del suministro petrolífero al resto del planeta, cosas nada baladíes.
La causa de este rebrote parece estar en un ataque de las tropas del Líbano a una patrulla israelí, según la ONU. Pero eso poco importa, el problema principal es que la paz no llega a una región castigada y herida por tantos años de conflictos. Israel no puede basar su seguridad solamente en su superioridad militar sino que debe buscar una solución justa para la población palestina y, a partir de ahí, sus vecinos deben garantizar el derecho a la existencia de Israel.
Y la comunidad internacional, principalmente EE.UU., debería tomarse en serio la resolución del conflicto de una vez por todas poniendo toda la carne que sea precisa en el asador. En caso contrario es probable que más tarde o más pronto, el problema derive hacia una situación mucho más grave e incontrolable.

Esta entrada fue publicada en Historia Contemporánea y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s