La monarquía absoluta es la principal representación del poder político en el Antiguo Régimen. En ella los reyes alcanzan el zenit de su poder, aunque este nunca fue ilimitado. Su final vendría con las revoluciones liberales, aunque Inglaterra y Holanda adelantaron otra solución original: la monarquía parlamentaria. Este mapa conceptual puede ayudarte a comprender las principales características de este tipo de monarquías.