Imperio, comercio e industrialización algodonera en Gran Bretaña

Entre los factores que favorecieron la Revolución Industrial inglesa estaba la posesión de un importante imperio. En efecto, Gran Bretaña había ido creando desde el siglo XVIII las bases de un gran imperio colonial -el más importante del siglo XIX y principios del XX-. Entre las ventajas que entrañaba el dominio de las colonias estaba que el gobierno británico podía establecer las reglas comerciales más beneficiosas para sus intereses; por ello favoreció que las colonias se dedicasen a la producción de materias primas -algodón en la India y después en Egipto- mientras que la metrópoli se centraba en la producción de tejidos a partir de esas materias primas.  El algodón norteamericano también se exportaba a Gran Bretaña para seguir el mismo proceso.
La producción de tejidos no solamente se dirigía al mercado inglés sino también a los de las colonias, lo cual implicaba controlar un amplio mercado en el que los industriales británicos no tenían competencia pues podían prohibir, como hicieron, las importaciones de productos textiles hindúes (indianas).

 

Imperio colonial inglés a principios del s. XIX

Exportación de algodón a Gran Bretaña (en libras)

1 libra: 453,5 g.

Es interesante lo que dice el historiador inglés Eric J. Hobsbawm al respecto: 

 La manufactura del algodón fue un típico producto secundario derivado de la dinámica corriente de comercio internacional, sobre todo colonial, sin la que, como hemos visto, la Revolución industrial no puede explicarse. El algodón en bruto que se usó en Europa
mezclado con lino para producir una versión más económica de aquel tejido (el fustán) era casi enteramente colonial. La única industria de algodón puro conocida por Europa a principios del siglo XVIII era la de la India, cuyos productos (indianas o calicoes) vendían
las compañías de comercio con Oriente en el extranjero y en  su mercado nacional, donde debían enfrentarse con la oposición de los manufactureros de la lana, el lino y la seda. La industria lanera inglesa logró que en 1700 se prohibiera su importación, consiguiendo 
así accidentalmente para los futuros manufactureros nacionales del algodón una suerte de vía libre en el mercado interior. Sin embargo, éstos estaban aún demasiado atrasados para abastecerlo, aunque la primera forma de la moderna industria algodonera, la estampación de indianas, se estableciera como sustitución parcial para las importaciones en varios países europeos. Los modestos manufactureros locales se establecieron en la zona interior de los grandes puertos coloniales y del comercio de esclavos, Bristol, Glasgow y Liverpool, aunque finalmente la nueva industria se asentó en las cercanías de esta última ciudad. Esta industria fabricó un sustitutivo para la lana, el lino o las medias de seda, con destino al mercado interior, mientras destinaba al exterior, en grandes cantidades, una alternativa a los superiores productos indios, sobre todo cuando las guerras u otras crisis desconectaban temporalmente el suministro indio a los mercados exteriores. Hasta el año 1770 más del 90 por ciento de las exportaciones británicas de algodón fueron a los mercados coloniales, especialmente a África. La notabilísima expansión de las exportaciones a partir de 1750 dio su ímpetu a esta industria: entre entonces y 1770 las exportaciones de algodón se multiplicaron por diez.

Eric J. Hobsbawm: Industria e Imperio. Barcelona, 2001. 

Esta entrada fue publicada en Historia Contemporánea y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s