El bombardeo de Jaén durante la Guerra Civil española

El golpe de Estado del 18 de julio no logró triunfar en la provincia de Jaén debido a la fuerza del movimiento obrero, a la escasez de efectivos militares  y a que las milicias republicanas lograron armarse mediante asaltos a los cuarteles de la Guardia Civil . El principal enfrentamiento se dio en el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, cerca de Andújar, donde las tropas republicanas asediaron durante nueve meses a un grupo de guardias civiles y unos mil civiles. Hasta abril de 1937 la ciudad de Jaén había permanecido en calma ya que carecía de interés estratégico. Desde principio de 1937 el frente de combate se mantuvo inamovible en una línea que coincidía prácticamente con los límites de las provincias de Córdoba y Granada.

Evolución territorial de la Guerra Civil. Fuente:https://es.pinterest.com/pin/76561262385377385/

La tranquilidad se truncó el 1 de abril de 1937, cuando la ciudad padeció un intenso bombardeo aéreo. Fue llevado a cabo por aviones de la Legión Cóndor, contingente aéreo alemán que combatía aliado a las tropas nacionales de Franco, pero pilotados por aviadores españoles. El balance de víctimas alcanzó la cifra de 157 muertos y unos 280 heridos, todos civiles y muchos de ellos niños. Al no existir objetivos militares definidos, el bombardeo fue indiscriminado sobre la ciudad y tuvo todas las características de una operación de castigo y venganza.

La ciudad no era un enclave militar destacado y no estaba próxima a las líneas del frente de combate por lo que no contaba con defensas antiaéreas ni con ningún sistema de alarma. La rapidez del ataque pilló de improviso a los mandos militares republicanos que no avisaron a su aviación para que les procurara alguna defensa. El bombardeo se produjo a las cinco y veinte de la tarde en una sola pasada de seis bombarderos Ju-52 procedentes de la base de Tablada (Sevilla) Este aparato era un trimotor de transporte pero que se utilizó también en versión de bombardero. Según algunas fuentes los escoltaban varios cazas Fiat CR-32,  de procedencia italiana y  Heinkel 51, de procedencia alemana.

Bombardero Ju-52 con la escarapela nacional. Fuente: http://www.eurasia1945.com/armas/aire/junkers-ju-52/

Se trató de una operación de represalia ordenada por el general Queipo de Llano como respuesta al bombardeo de Córdoba por la aviación republicana que se había producido ese mismo día. Había sido este uno de los muchos bombardeos que sufrió la ciudad califal –casi cuarenta– aunque esta vez la acción causó unas 40 víctimas. Lo llevaron a cabo aparatos Tupolev SB “Katiuskas”, bombarderos ligeros de procedencia soviética, que centraron sus objetivos en el Hospital Militar, el cuartel de Artillería y la zona de la estación. Otras zonas de la ciudad también se vieron afectadas aunque en mucha menor medida.

Las consecuencias del bombardeo sobre Jaén despertaron el odio y los deseos de venganza de la población. Así, el Comité Provincial del Frente Popular decidió fusilar, como represalia, a tantos presos nacionales –clérigos, militantes de partidos de derecha, etc.– como víctimas había ocasionado el bombardeo. En los días siguientes y hasta el 7 de abril fueron fusilados 128 presos, sacados de la Prisión Provincial y de la Catedral, que también se empleaba como cárcel.

Aunque la repulsa por el bombardeo se extendió tanto por la zona republicana como por el extranjero, lo mismo que las muestras de solidaridad, el acontecimiento quedó  pronto relegado a un segundo plano. El clamor por el bombardeo de Durango, llevado a cabo por la Aviación Legionaria italiana el 31 de marzo y que ocasionó 336 víctimas y el posterior bombardeo de Guernica –este protagonizado por la Legión Cóndor alemana el 26 de abril y que causó 126 víctimas –, enormemente publicitado y utilizado por el gobierno republicano para denunciar la crueldad del bando nacional y sus aliados alemanes, acabaron eclipsando el bombardeo de Jaén. Ambos bandos corrieron un tupido velo sobre este hecho: los nacionales porque fueron conscientes de la barbarie del mismo y los republicanos porque sabían que las sacas ocurridas con posterioridad no eran justificables de ninguna manera. Por todo ello el tiempo fue eclipsando el recuerdo de este bombardeo que, en cuanto tal, alcanzó el mismo nivel de tragedia que los mencionados antes.

En muchos aspectos el conflicto bélico español fue antesala de lo que ocurrió después en la Segunda Guerra Mundial. Uno de esos aspectos fue el de las estrategias militares. Se inauguró en España la táctica de los bombardeos aéreos indiscriminados sobre ciudades situadas en la retaguardia; no se perseguía la destrucción de objetivos militares –cuarteles, arsenales, nudos de comunicaciones, puertos, aeropuertos, etc.– sino atacar a la población civil pera lograr la desmoralización del enemigo.

Los primeros bombardeos a gran escala los sufrió Madrid a partir de noviembre de 1936 y después los padecerían otras ciudades tanto nacionales como republicanas. Puede afirmarse que fueron las fuerzas nacionales las que más profusamente utilizaron esta táctica, sobre todo a partir de la primavera de 1937. El objetivo de estos ataques era doble: por un lado una demostración de poder y, por otro, como ya hemos señalado, causar la desmoralización y el pánico de la retaguardia enemiga. Al mismo tiempo se estudiaban las tácticas bélicas  más efectivas –formaciones de ataque, tipos de bombas, de aviones,…– y se probaban los nuevos modelos de bombas y de aparatos.

Mapa de los bombardeos aéreos durante la Guerra Civil. Fuente: http://jadonceld.blogspot.com.es/2012/01/bombardeos-aereos-en-la-guerra-civil.html

El bombardeo de Jaén se inscribe en el catálogo de estas acciones pero a diferencia de los bombardeos de Durango o Guernica, cuyos ataques hay que contextualizarlos en la ofensiva que las tropas nacionales llevaban a cabo contra Bilbao, el de Jaén no estuvo planificado ni se vinculó con ninguna ofensiva militar. Solamente respondió a la decisión en caliente y vengativa del general Queipo de Llano.

Bibliografía.

Cardona, G. (2006). Historia militar de una guerra civil: estrategias y tácticas de la guerra de España. Barcelona: Flor del Viento.

Cuevas Mata, J. (2013). El bombardeo de Jaén, 1 de abril de 1937. Jaén: Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Jaén.

Doncel, J. A. D. (2012). Bombardeos aéreos en la guerra civil española: La destrucción de Guernica. Recuperado el 20/04/2017 a partir de http://jadonceld.blogspot.com.es/2012/01/bombardeos-aereos-en-la-guerra-civil.html

Hidalgo, P. (s. f.). Los bombardeos aéreos republicanos sobre la retaguardia nacional durante la guerra civil española: aproximación al caso de Córdoba. Recuperado 22 de abril de 2017, a partir de http://www.laguerracivilencordoba.es/intro.htm

Linde, R. (2015). El bombardeo de Jaén. Recuperado a partir de https://blogdehistoriaderafa.wordpress.com/2015/03/26/el-bombardeo-de-jaen/

Luzarraga, I. (2008). Refugios de vida para Gernika. El Correo. Recuperado 22 de abril de 2017, a partir de http://www.elcorreo.com/vizcaya/20080427/costa/refugios-vida-para-gernika-20080427.html

Martín Alarcón, J. (s. f.). El bombardeo de Jaén en 1937: más muertos que en Guernica un mes antes. El Confidencial. Recuperado 20 de abril de 2017, a partir de http://www.elconfidencial.com/cultura/2017-04-01/guerra-civil-bombardeo-jaen-1937-guernica_1359031

Esta entrada fue publicada en Historia de España y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s