Epidemias e historia (II)

La Peste Negra del siglo XIV

Inicios y difusión

En las décadas centrales del siglo XIV, la población europea padeció una pandemia de peste que ha sido considerada como la más mortífera de la historia.

El cuadro clínico de la enfermedad se define por síntomas como fiebre elevada, náuseas y agotamiento en una primera fase. Después evoluciona y aparecen bubones –bultos o inflamaciones dolorosas de los ganglios– en las ingles, axilas y cuello. Estos bubones acababan provocando una septicemia que se manifestaba en forma de manchas oscuras en la piel –de ahí el nombre de Peste Negra–. Estos son los síntomas de la peste bubónica, la más extendida, pero también apareció otra variedad que afectaba a los pulmones. En cualquier caso, la mortalidad de la pandemia osciló entre el 40 y el 90 % de los afectados. La peste es una enfermedad endémica de los roedores en general. Su transmisión a los humanos se realiza a través de las pulgas de las ratas.

La pandemia se inició en Asia. Hacia 1338-39 se detectó en las mesetas centroasiáticas. Ese espacio se había unificado bajo el dominio mongol que también había creado una densa ruta comercial con Europa. Hacia 1346 los ejércitos mongoles habían llegado a Crimea, donde surgió un foco de contagio que se expandió hacia Europa, Asia Menor y África. En 1348 ya se había extendido por Italia, Francia y la Corona de Aragón; al año siguiente lo hizo por las islas británicas. En 1352 ya se había expandido por toda Europa, aunque con diferencias en su incidencia.

Difusión de la Peste Negra. Fuente: http://aprenemjunts.blogspot.com/2015/02/la-pesta-negra.html

Consecuencias.

La consecuencia más evidente fue la crisis demográfica. Al igual que en anteriores episodios epidémicos, las ciudades se vieron mucho mas afectadas que los espacios rurales. En cuanto a las edades resulta difícil, por la ausencia de censos, establecer unos parámetros de afección válidos.

El mismo problema surge con la estimación de la mortalidad. Diversos autores han hablado de unas pérdidas directas de 20 millones de personas para Europa. A ello habría que añadir las víctimas por otras causas desencadenas por la enfermedad –hambre, enfermedades secundarias…– En suma, la población de Europa disminuyó entre un 40 y un 70 %. Los 80 millones de principios del siglo XIV quedaron reducidos a unos 30 millones en 1355.

El descenso poblacional provocó el despoblamiento de las zonas rurales e incluso de pequeñas ciudades. Se abandonaron las tierras de cultivo y la ganadería –que no requería tanta mano de obra– prosperó a costa de la agricultura. Los precios agrarios se dispararon haciendo aparecer el hambre y la desnutrición. Esta falta de trabajadores favoreció a algunos sectores del campesinado, que vieron mejoradas sus condiciones de trabajo, pero fue más frecuente el intento de los señores feudales por fijar al campesinado a la tierra y aumentar su explotación mediante medidas coercitivas. El malestar social en el campo se manifestó en revueltas campesinas –Jacquerie francesa de 1358, problema de remensa en Cataluña en 1388.

La pérdida de mano de obra, la caída de las rentas agrarias y la paralización del comercio supusieron un serio descenso de los ingresos señoriales y un debilitamiento de la nobleza.

Como en las epidemias anteriores, también se buscaron explicaciones sobre el por qué de la enfermedad. La más inmediata fue la búsqueda de culpables –puesto que la epidemia se interpretaba como un castigo divino. Los señalados fueron aquellos que se consideraban enemigos de la fe cristiana, principalmente los judíos; la ira popular estalló contra ellos en casi toda Europa y los pogromos surcaron la geografía europea. También los mudéjares –musulmanes que convivían con los cristianos, por ejemplo, en los reinos hispánicos– padecieron discriminaciones y persecuciones.

Pogromos en Europa durante la Peste Negra. Fuente: Carreras, A. [et.al] (1985) La Peste Negra. Cuadernos Historia 16, v. 17.

La sensación de que el mundo conocido se desmoronaba, el miedo ante la cercanía de la muerte y la incertidumbre sobre el futuro impulsaron un cambio en las mentalidades de la época. La respuesta tomó dos caminos diferentes:

  • Por una parte, proliferaron los flagelantes –movimiento religioso que buscaba el perdón divino de los pecados mediante la participación en procesiones en las que se autoflagelaban– que consideraban que se podía obtener la salvación sin ayuda de la Iglesia y cuestionaban la institución.
  • Por otro lado, se extendió un vitalismo que proponía disfrutar de los bienes y de los placeres terrenales, sin preocuparse por la muerte. Ejemplo de esta actitud es la obra Decamerón del italiano Giovanni Boccaccio.
Procesión de flagelantes en Tournai (Francia). Miniatura medieval. Fuente: La Vanguardia.

En la literatura, el clima de terror se manifestó a través de las denominadas Danzas Macabras y en el arte en la constante presencia del tema de la muerte.

Conclusiones.

La crisis epidémica trastocó seriamente los fundamentos de las sociedades medievales. Su confluencia con la crisis climática y la frecuencia de las guerras –Guerra de los Cien Años (1337-1453) entre Francia e Inglaterra, guerras civiles en Castilla o Italia…– mostró la debilidad de las estructuras feudales. El modelo de monarquía feudal inició su paulatina transformación hacia el modelo de monarquía autoritaria, la nobleza tradicional perdió parte de su poder militar y económico lo que facilitó la preponderancia del rey, y los nuevos grupos burgueses aumentaron su poder económico y su influencia política.

La gripe de 1918.

Inicios y difusión

La epidemia de gripe de 1918 –o “española”, o influenza– ha sido el episodio pandémico más grave de la época contemporánea. El fenómeno consistió en varias oleadas de contagios que se mantuvieron activas hasta 1920. Su causante fue el virus H1N1 con genes de origen aviar. Todavía hoy no hay consenso sobre su origen, aunque los primeros casos se detectaron en bases militares norteamericanas situadas en el Medio oeste entre marzo y abril de 1918.

Se calcula que unos 500 millones de personas se infectaron y, de ellos, fallecieron unos 50 millones. La tasa de mortalidad se repartió desigualmente entre los grupos de edad: las más afectados fueron los menores de 5 años, los comprendidos entre 20 y 40 años, y los mayores de 65 años.

Las causas por las que fue tan devastadora no están claras. Sin vacunas para protegerse y sin antibióticos para tratar las infecciones asociadas, el control de la enfermedad dependió de medidas sociales –aislamiento, cuarentena, higiene personal, uso de mascarillas, limitación de movimientos y reuniones…–. Como vemos medidas muy similares a las implementadas actualmente en casi todos los países para controlar la actual epidemia de COVID-19.

Comparación de las medidas sociales contra la pandemia y sus efectos. Fuente: ttps://www.xlsemanal.com/conocer/salud/20200314/coronavirus-aislamiento-no-quedar-reunir-con-familia-casa-gripe-espanola.html

Para conocer el desarrollo pormenorizado de la pandemia ver en este mismo blog: https://miradahistorica.com/2020/06/16/epidemias-e-historia-i/

Consecuencias y conclusión.

La pandemia tuvo diversas consecuencias históricas. En la India, por ejemplo, alentó al nacionalismo hindú al considerar que las abultadas diferencias de mortalidad entre británicos e hindúes –mucho más altas– se debían a la falta de medidas para protegerlos.

la pandemia también afectó a la economía, paralizando las actividades, aumentando el paro y haciendo crecer la pobreza.

La crisis epidémica favoreció la cooperación internacional y así, en 1923, la Liga de Naciones creó la Organización de la Salud, un organismo internacional dirigido por profesionales de la salud que tenía como objetivo la colaboración para controlar las epidemias.

Los Estados promovieron medidas e instituciones dedicadas a la salud pública. En 1920, por ejemplo, Rusia implantó la primera red pública de salud. Y en otros países se asentó la idea de disponer de sistemas generales de salud; no podemos olvidar que en la mayoría de los países la atención médica y sanitaria era un lujo. Algunos historiadores hablan, incluso, de que fue ahora cuando se sembró la semilla de los futuros estados de bienestar en algunos países. En otros lugares, por el contrario, aumentó la desconfianza hacia las instituciones por las dificultades de los Estados a la hora de paliar los problemas ocasionados por la pandemia.

Enfermeras voluntarias de la Cruz Roja norteamericanaFuente: ttps://espanol.cdc.gov/flu/pandemic-resources/1918-commemoration/historical-images.htm

Bibliografía

Carbonetti, A. Historia de una epidemia olvidada: La pandemia de gripe española en la Argentina, 1918-1919. Retrieved from http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1607-050X2010000100012

Carreras, A.; Mitre, E.; Valdeón, J. (1985). La Peste Negra. Cuadernos de Historia 16, 17.

Duarte, F. (2020). Cómo cambió el mundo hace cien años con la gripe española, la peor pandemia del siglo XX. BBC News Mundo. Retrieved from https://www.bbc.com/mundo/noticias-52473180

Fernández Ros, J. M. La gripe de 1918.  Mirada sobre la Historia. Retrieved from https://miradahistorica.com/2018/02/01/la-gripe-de-1918

García, P. (2017). ¿Cómo cambió a Europa la peste negra?. La Vanguardia. Retrieved from https://www.lavanguardia.com/historiayvida/edad-media/20170217/47311697782/como-cambio-a-europa-la-peste-negra.html

Mejías Estévez, M. J. (2018). La pandemia de Gripe de 1918: Mitos y realidades desde la literatura. JOURNAL OF NEGATIVE AND NO POSITIVE RESULTS, 8), 655-673. doi:10.19230/jonnpr.2479

Navarro, F. V. (2015). Crisis de ayer y de hoy: Revueltas sociales en la Baja Edad Media. Studia humanitatis. Retrieved from http://www.studiahumanitatis.es/crisis-de-ayer-y-de-hoy-revueltas-sociales-en-la-baja-edad-media

Quammen, D. (2020). Contagio: La evolución de las pandemias. DEBATE.

Ruiz, D. (2018). El comercio que trajo la peste. La Vanguardia. Retrieved from https://www.lavanguardia.com/cultura/20181219/453644971748/comercio-pieles-peste-negra-muerte-negra.html

Esta entrada fue publicada en Historia general y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .